Blogia
literaria veleidad

falsas ilusiones falsas

Un paisaje. Se eboca de una nota, de un sonido. Me transporta. Me lleva en volandas. Me acoje en su regazo de inmensa paz. Allí no tienes cabida. Estás prohibida porque en él no entra la puta melancolía, alarde de nostalgia. Una vez y dos y tres te seguí, me anclé a tus clavos ardientes. Me engañaste, me hiciste creer que tu umbral me transportaría al estado imperturbable, que en ti encontraría el alivio, que contigo desaparecería el desasosiego pero igual que la vida solo puede ser entendida mirando hacia atrás, ésta sólo puede ser vivida hacia delante.

 

Hoy te dejo, dimito de ti, de tus mentiras, de tus malas artes. Aléjate melancolía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres